Estás en: Islas > Islas Canarias > > Villa de Moya y sus atracciones

Villa de Moya y sus atracciones


En la isla Gran Canaria abundan los paisajes de ensueño, las villas cubiertas por paisajes de bosque y montaña, y los amplios horizontes que se funden con el océano a la distancia. Hoy visitamos la Villa de Moya, uno de los 21 municipios que conforman la isla.

Está ubicada en el extremo norte de Gran Canaria, y su casco urbano está a una altura de 590 metros sobre el nivel del mar, con algunos cumbres que fácilmente llegan a los 1770 metros (en la zona de los Moriscos).

Encontramos allí los últimos dos volcanes de la isla, Montañon Negro y Caldera de los Pinos, que estuvieron activos hará cosa de 3000 años.

La creación del municipio estuvo muy ligada con la actividad agrícola que empezó después de la conquista, hacia el siglo XV. Los primeros pobladores expandieron sus actividades de cultivos y crianza de animales alrededor de la ermita dedicada a Nuestra Señora de la Candelaria. Hay un gran crecimiento a mediados del siglo XVII ante la necesidad de cultivar caña de azúcar, y por esos tiempos se crean las primeras localidades alrededor de la villa, como es el caso de Barranco del Pinar, Los Dragos y Fontanales.

El casco histórico de la Villa de Moya incluye la hermosa Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, que parece colgada entre los riscos, o la Casa Museo Tomás Morales, uno de los poetas más importantes del modernismo español.

Otro edificio que no puede faltar es la Heredad de Aguas, con el imponente reloj central que corona la parte del campanario. Finalmente la estructura de 1872 de la ermita de Fontanales, dedicada al patrono de la ciudad, San Bartolomé.

Para descansar y reponer energías después de tanto caminar podemos deleitarnos con un baño en las aguas de playa La Caleta o en las piscinas naturales de El Charco de San Lorenzo, maravillas de una zona muy turística en medio de la isla Gran Canaria.

Fuente: foto

Volver a Islas Canarias.
Buscador de islas
Boletín