Estás en: Islas > Islas Canarias > > Isla de los Lobos

Isla de los Lobos


La Isla de Lobos empezó a ser nombrada a mediados de siglo XV, cuando piratas y comerciantes mencionaban un pequeño islote ubicado en medio del estrecho de Bocaina, separando Lanzarote y Fuerteventura.

El nombre se debió al gran número de focas que habitaban el islote, pero que con el paso del tiempo han ido desapareciendo hasta extinguirse, pero la Isla de Lobos sigue teniendo un alto patrimonio ecológico que se cuenta entre los más atractivos del archipiélago canario.

Se trata de una isla muy pequeña, con dimensiones de apenas 4 kilómetros cuadrados, pero allí se han contado hasta 130 especies diferentes de plantas, y algunas de ellas inclusive son endémicas o sea que solamente crecen en este pequeño porcentaje de tierra.

Pero no se trata solamente de plantas, también hay una fauna muy variada y única, como el caso de las gaviotas argénteas, o las hermosas pardelas cenicientas.

Un paraíso para los amantes de la flora y la fauna, un recorrido por las bellezas naturales más importante de canarias no puede saltearse una visita a la Isla de Lobos.

Para llegar podemos tomar la ruta desde Corralejo, en Fuerteventura. Allí pequeños barcos te llevan hasta ‘El puertito’ la zona de amarre en el sur de la pequeña Isla de Lobos. Muchos de estos barcos tienen fondo de cristal, ya que la riqueza del lecho submarino también es impresionante para los viajeros y amantes de la vida natural, y se puede aprovechar de esa forma para ver que plantas y animales submarinos nos saludan desde el fondo.

Al llegar a Isla de los Lobos podrás realizar distintos caminos de senderismo que te llevarán a conocer los puntos más atractivos, como Punta de Martiño, las playas de La Caleta, La Concha y El Sobrado, o ascender hasta los 127 metros de La Caldera para ver los alrededores de la isla.

Fuente: foto

Volver a Islas Canarias.
Buscador de islas
Boletín